domingo, 13 de marzo de 2011

Argentina II. Las contadas

Pues sí, entre tanto trasiego transmundano, todavía hubo tiempo para contar.

Y como diría el buen Pedro Guerra "ni triste ni alegre, ni mucho ni poco, ni débil ni fuerte, ni cuerdo ni loco". Hubo tiempo para contar y para contar de todo dejando que las cabezas pasasen por diferentes momentos y estados.

El primer piscinazo de letras nos lo dimos en San Marcos Sierras un pequeño y hermoso pueblo de Córdoba (la argentina, claro) en el que no han dejado entrar al asfalto. Allí, una radio comunitaria (foto) y muchas voces dispuestas a contar, a leer, a reir y a ponerse serios cuando la ocasión lo pedía. Junto con Richard y muy buena compañía pasamos por Ende, Reynolds, Buenaventura, Porchia y unos osados cuentos propios que querían asomar la cabeza entre tanto grande. Bravo por las radios comunitarias y por Radio Garabato!!

Seguimos en otra sumergida inusual para el que escribe, pero a la que uno se debe acostumbrar muy fácil, el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires. Entre el bullicio, las prisas y el humo de las grandes avenidas, un pulmoncito lleno de patrimonio y un grupo de niños dispuestos a escuhar. Acompañando a Mercedes Pugliese (cuentosparaunmuseo.blogspot.com) en su cita semanal pude contar parte del repertorio de "Un mundo de Cuentos, uno" ante la sorpresa de papás y mamás que creo que no esperaban encontrarse con tortugas y ratones en el museo. Linda experiencia. Agradecido!

Tercer destino. Se apagan las luces, el público aparece en las gradas mientras un foco ilumina a un individuo acompañado de su maleta, un silencio y... comienza el espectáculo. Lugar fabuloso para contar, La Escalera. Espacio de Arte, capitaneada por Beatriz Amabile. Un antiguo conventillo bordeado por la vías del tren y de nuevo por grandes avenidas. Una sesión cercana, muy familiar, de tú a tú, o en este caso de vos a vos, que contó además con la visita de Didi Grau (www.didigrau.com.ar) una excelente escritora e ilustradora.

Final del camino. La última sesión fue en el Jardín de Infantes Monigote a los niños y niñas de 5 años. Gracias a los contactos con Roxana pude disfrutar de contar a los más pequeños en su ambiente y de conocer algo más sobre la pedagogía de Reggio Emilia y de alguno de sus refentes clave como Loris Malaguzzi o Alfredo Hoyuelos. Otro gustazo.

Y hasta aquí llegó la andanza argentina en lo que a contadas se refiere. Por el camino, nuevos amigos y siempre ganas de volver.

PD: Las fotos de todo esto en Momentos

F.P.

2 comentarios:

  1. ¡Saludos desde Buenos Aires, Fran! Muy buenas tus contadas.
    Abrazo,
    Didi

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, un honor tenerte por aquí!!

    Abrazotes!

    ResponderEliminar