domingo, 17 de abril de 2011

El pulpo está crudo

   He de reconocerlo. No puedo ser objetivo. Soy un amante de Luis Pescetti. Lo descubrí en un viejo radiocasette que, entre el ruido que dejaba pasar por sus altavoces, hizo sitio para una versión de "El niño caníbal". Reí lleno de sorpresa, y así hasta hoy. Luis es un peso pesado dentro de la relación con el público infantil, a través de televisión, música, libros... pero sobretodo a través del juego en todos sus sentidos. Disfrutar del desorden, de la confusión, provocarla y salir de ella, meterse en un barrizal para salir (a veces) inmaculado.

   Más de uno de sus libros aparecerá por este blog. De momento, me acuerdo de mis muchas lecturas de "El pulpo está crudo", que además es el primero de sus escritos (por llevar un orden) . Es un libro descarado, amoroso, inconexo y desternillante. Una sucesión de hasta 12 cuentos basados en una premisa, hacer disfrutar al lector. Alfaguara se animó a su publicación y propuso su "a partir de 8 años". Para gustos colores y para edades, acotaciones. Yo he visto a niños de 4 años y a abuelos de noventa más, reirse de la misma manera con alguno de estos cuentos.

Dejo un fragmentito de "Un cuento de amor y amistad":

        Pablo, el que hacía caca en un establo, le dijo a Inés, la de la caca al revés, que si quería jugar con él y con Rubén, que hacía caca en un tren. Inés estaba con Sofía, la que hacía caca todo el díay le contestó que no. Pablo, el de la caca para el diablo, se enojó. Justo pasaba por ahí la maestra Teresa, que hacía caca con frambuesa, y le dijo: —Pablo, el que hace caca cuando le hablo, no le digas así a Inés, la de la caca de pez. Mejor andáte a jugar con Luis, el de la caca y el pis, o con Gustavo, el de la caca por centavo.   ¿A que dan ganas de seguir leyendo?

Abrazotes. FP

3 comentarios:

  1. Pues la verdad es que dan ganas de leerlo. Si los demás cuentos tienen tanto sentido del humor como este fragmento que nos brindas, habrá que buscarlo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que una cosa es el sentido del humor y otra escribir sandeces. En el sentido del humor hay ingenio, en las sandeces sólo hay meras ocurrencias que se creen graciosas. Este libro es un ejemplo de lo segundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias anónimo por tu comentario, no lo comparto ni un poquito, pero gracias.

      Lo absurdo, lo descabellado, lo incomprensible, lo ridículo, lo grotesco... hay muchas formas de humor, pero sea como sea, este libro tiene muchos puntos inteligentes. Será cuestión de prismas.

      Saludos y de nuevo gracias.

      Eliminar