miércoles, 7 de diciembre de 2011

País de las sombras largas

     País de las sombras largas es una novela basada en una población inuit. Unas páginas que tratan con crudeza y realidad el cotidiano de la familia de Ernenek. Sorprende el inicio de la lectura en el que la caza de osos, el despelleje de zorras, el despiece de focas... toma forma mediante descripciones nada someras y un tanto bruscas para ojos demasiado occidentales. Poco a poco uno se sumerge en esa naturalidad, que no es más que una lucha cuerpo a cuerpo entre hombre y naturaleza. Como el autor Hans Ruesch dice en el libro "no está claro quien manda en esta tierra, para el oso su mayor adversario es el hombre, para el hombre es el oso". 
     
   
   De ese presente diario, en el que se reflejan formas y usos típicos de los inuits, desde los amuletos de protección hasta los severos rituales en los nacimientos, se pasa a un contacto paulatino con el hombre blanco y posteriormente con los meridionales. El acercamiento a los hombres blancos se ve mediado por el atractivo de sus armas que hacen de mecha para un choque de culturas sobre el que ya mucho se ha dicho y escrito. A partir de la mitad de la lectura el conflicto cultural, y el peso que toma la religión invasora (católica) pasan a ser los protagonistas. Por momentos me pareció demasiado irreal, cuando la primera parte del libro tenía un regusto antropológico, pero lo cierto es que nada tiene de ficción encontrarse con una religión y unos misioneros capaces de ningunear una cultura ancestral y llenar su cabeza de paraísos, diablos y engaños.

     

        Sea como fuere remarco esas cruentas y sorprendentes descripciones de una realidad que nos toca muy de lejos, en la que cada una de las partes de un animal sirve para algo preciso y no hay dudas en dar de comer cachorros recién nacidos al tiro de animales o abrir uno de esos perros en dos para introducir sus manos dentro y calentarlas. 

     Muy buen libro y muy buena lectura. Como un "hombre" (inuit) seré educado y no me despediré.

1 comentario: