domingo, 11 de marzo de 2012

El Erizo

   Llevo un par de semanas con este libro de Gustavo Roldán en la cabeza. Vino tras encandilarme en “Cómo reconocer a un monstruo” (ambos publicados pot Thule), un álbum que me pareció divertido y que cuento, aunque no es un cuento en si mismo. Es más bien una tira cómica de humor gráfico en formato álbum, lo cual, dicho sea de paso, es fenomenal. Con Erizo sucede algo similar si bien tiene un ligero tinte de fábula. 

     La historia versa sobre un pobre erizo hambriento que encuentra un árbol lleno de frutos pero, que para él son imposibles de alcanzar. Van pasando animales a su lado a los que invita a recoger alguno de sus frutos y estos lo hacen pero con la única intención de saciar su gaznate y sin prestarle la menor ayuda.  Es entonces cuando aparece un elefante en escena y el erizo le reta mediante un juego de “inteligencia” y “habilidad”. Esa imagen diferenciada de tamaño e inteligencia de animales es atractiva para el lector que ve como un minúsculo mamífero logra doblegar intelectualmente a uno que le supera lo indecible en tamaño.


    El final podría haber sido más explosivo y no ahondar en lo obvio (el atracón de frutos que el erizo degusta) pero refuerza esa idea de cuento cerrado, quizá para lectores más jóvenes. Las ilustraciones, de una nitidez absoluta, sin duda son el fuerte del álbum. Sorprende ver con qué pocos trazos, Gustavo presenta a los animales con su personalidad a flor de piel. El erizo inquieto, el ave codiciosa, el elefante bobalicón... Los pequeños pigmentos de color rojo acompañan perfectamente la ilustración y lo que se quiere resaltar en ella (recuerda al traje de la niña en La Lista de Schindler).

   Buen libro, que disfruté, por lo cómico, lo limpio y lo sencillo. Para jóvenes lectores y prelectores. Para disfrutar en compañía y contar con todo el cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario