domingo, 3 de febrero de 2013

El calor de Argentina


Enero me está dejando comienzos para disfrutar, para empezar el año con la misma vida, pero dándole un poco de objetividad y distancia.

Tras pasar un mes en el verano argentino vuelvo con las mismas ganas pero con más mundo en mí. Con nuevos trayectos en canoa o en avión, con nuevas personas y nuevos pasajes de las ya conocidas. Cuando uno disfruta de un trabajo que le cuesta sudores y sonrisas a partes iguales, puede ocurrir que en sus vacaciones, acabe trabajando. Eso hice, pero solo un poco, tratando de mantener un equilibrio placentero.

Gracias a la recomendación de José Campanari, di con rincones profesionales de la provincia de Buenos Aires que aún desconocía. Primero llegó La Plata, donde estuve contando y hablando relajadamente con Laura Dippolito, en el programa Cuentos en el Aire, de Radio Universidad de La Plata, la primera radio universitaria a nivel mundial (no es un decir, fue la primera de verdad). Allí compartimos conversación además con los narradores Hugo Chávez y Teresa Bustos, enormes personas todos ellos. 



Casi llegando al final del viaje aún quedaba otro destino laboral por disfrutar: Quilmes. Allí, Giselle Rataus hizo de anfitrionísima y movió ficha para mis dos pases. En la mañana estuve dando un taller formativo a su grupo de alumnas (¡bonitas!) y a algún narrador sorpresa que quiso hacer kilómetros desde Uruguay (gracias Luis). Disfruté del taller Contar mentiras de verdad de una manera especial, tengo que reconocer que disfruto con la formación casi tanto como contando.




Por la tarde y sin movernos de Quilmes tocaba contar, Enraizando sonó en Argentina, en el café Azzo, con el apoyo de las alumnas de la mañana, de narradoras que aún no había conocido como Inés Grimland y de algún otro oído curioso. Un placer, donde la emoción pudo al humor de la sesión que trató de volverse líquida haciéndose a las nuevas formas de escuchar.


En definitiva, viaje aprovechado, que gocé desde el descanso y desde el trabajo. Vengo lleno de historias y de caminos. Comenzamos, seguimos, reiniciamos, arrancamos... de todo un poco, febrero y año entero... allá vamos.

2 comentarios:

  1. Nos alegra saber que te fue tan lindo. los extrañamos! y ojala pronto pase por aqui el huracán pintadera a contarnos cuentitos! belisa

    ResponderEliminar