miércoles, 5 de junio de 2013

Crowdfunding narrativo

Es época de reinventarse, viene siendo época desde hace ya unos años. 

Contamos con apoyos verbales y anímicos de organismos e instituciones, pero en gran parte de casos el apoyo ecónomico se está diluyendo hasta desaparecer. La narración oral, como arte escénico, tiene un interés cultural, pero ¿La cultura tiene interés? ¿Para quién?

Muchos festivales están resistiendo con audacia, paciencia y con buenos amigos (narradores, técnicos, programadores...) que siguen haciendo lo posible por no dejar un año huérfano de cuentos en su espacio. Y ante esta situación se abren varios caminos: seguir tirando de audacia, paciencia y buenos amigos y/o crear cooperativa para el desarrollo de festivales y encuentros.

En esta vía, el crowdfunding (micromecenazgo) se va abriendo paso, con apoyos de colaboradores, que creen en el proyecto, convirtiéndose con sus aportaciones en socios directos, mecenas de cultura.
Lo hemos visto en festivales como Cuentacuarenta (narración oral) o en otras artes como en el histórico TitiriCuenca. Y funciona. De esta manera los "buenos amigos" no son solo los relacionados con el oficio, los implicados por ser del gremio, sino el público fiel, que ha gozado de espectáculos de calidad durante años o quiere disfrutarlos en caso de los nuevos espacios. Se crea un espacio común de reivindicación colectiva de cultura y es de agradecer. Porque como decía, es época de reinventarse.

En estos días, un nuevo festival de narración y música tradicional, nace con esta intención y dentro del movimiento crowdfunding, el Festival Internacional de Cuentos de la Antigua Ferreria.

En el enlace puedes acceder directamente a la página donde se da información sobre él y donde poder apoyarlo en caso de interesarte y en este enlace puedes ver unas reflexiones de Carles García Domingo, sobre el festival y sobre la importancia de los mismos.

Espero que te resulte de interés. Abrazos.

1 comentario:

  1. Chapó por vosotr@s, interesante, da mucho en que pensar..
    Besos desde el Sur.

    ResponderEliminar