viernes, 21 de febrero de 2014

El koala asesino

Hacía tiempo que no me reía leyendo un libro. No me refiero a esbozar una sonrisa, hablo de risa, de la que sale de adentro. El culpable ha sido El koala asesino, una colección de relatos humorísticos ambientados en la Australia profunda. El autor, Kenneth Cook, demuestra con maestría como moverse entre lo verosímil y lo increíble, espacio donde, a mi juicio, suceden las mejores historias. 

No es una cuestión de azar que el subtítulo del libro haga referencia a su origen (Australia) ya que todas las historias emanan el aire que allí se respira, con unos toques de fantasía: koalas despiadados,  taipanes mortales, aborígenes oportunistas, minas de ópalo...


El lector duda, por momentos, sobre la veracidad de lo contado, pero se sumerge en una mentira compartida y disfrutada. Hay que decir, no obstante, que Kenneth aseguraba que todos los hechos narrados le sucedieron durante sus viajes por estas tierras, aunque parece un firme armazón para ese mundo ficticio/real en el que camina.

Una obra más que recomendable, de fácil lectura pero sin adolecer de buena literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario