lunes, 17 de noviembre de 2014

Ahí estabas

Existen libros cargados de hermosas palabras, magistralmente combinadas, seleccionadas con detalle y trabajo intenso. Libros en los que uno piensa "qué bien está escrito" y te pueden llevar de un soplo llevar al paisaje más onírico. Es agradable leer el trabajo de un autor, que pico y pala a cuidado de cada frase. Sin embargo, a veces en ese empeño literario perdemos la frescura y el ritmo natural de una historia. Ojo! no hablo de soltar las riendas y escribir sin miramientos. Me refiero más bien a hablar el idioma del cuerpo, de lo que nos recorre, con sencillez humana, bella, de manera natural.

Encontrar lugares comunes, no como un punto de partida cómodo, sino como lugar necesario de encuentro. Bajo este prisma se encuentra Ahí estabas un excelente álbum publicado este año por Océano Travesía y escrito e ilustrado por Claudia Rueda.

Presenta un concepto de historia cercana, en la que no hay más protagonista que uno mismo, sus emociones y sus desencuentros con la vida. Pequeños momentos cuando uno mira hacia atrás, pero gigantescos en el segundo exacto de ser vividos. Y en esos capítulos de nuestra vida, siempre hay un respiro porque... ahí estabas... en muchos lugares.


Cuando uno pasa la última página toma aire porque a pesar de que el álbum no ofrece respuestas, nos hace cómplices en las dudas y en las posibilidades propuestas. 

Todo ello aderezado con unas ilustraciones que siguen la naturaleza de la historia: sencillez selecta. Una goma de borrar sirve para representar a la protagonista enfrentándose a diversas situaciones, la mayor parte dibujadas a lápiz. El álbum demuestra que en las pequeñas cosas, hay grandes historias y que a los pequeños (y a los grandes) se nos puede hablar de las situaciones más complejas con el lenguaje más sencillo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario