lunes, 7 de septiembre de 2015

El libro de las narices

Tan pronto como Ediciones Nalvay publicó "El libro de las narices", en marzo de este mismo año, me hice con él. Intuía que iba a convertirse en uno de esos libros que gustan, regustan, lees y relees. No me equivocaba. Pepe Serrano (a las letras) y mi querido David Guirao (a los pinceles) hacen un binomio de los buenos con este libro necesario. No se trata de un álbum ilustrado al uso, como los que suelen aparecer por aquí, es un libro que se lee como los de antes: a trocitos. A través de cuatro partes diferenciadas (tipos de nariz, narices famosas, accesorios para una nariz y cosas que se pueden hacer con una nariz) uno va metiendo sus propias narices en una lectura plácida, humorística y con agradables juegos de palabras. Tiene un cierto aire de aquellos libros de adivinanzas o chistes que uno agarraba de pequeño, se aprendía de memoria y leía a las visitas. Un libro de esos que se te quedan mucho tiempo al lado, dando vueltas por cualquier rincón de la casa y, cuando de pronto lo tienes entre las manos, siempre es un buen momento. Pepe Serrano, a lo largo de noventa páginas,  propone situaciones que mezclan la ficción, el humor, la historia y la literatura clásica, a través de las narices de sus protagonistas: Cyrano de Bergerac, Pinocho, superhéroes, robots o esfinges descomunales, entre otros. 


La labor de ilustrar tal colección de narices corre a cuenta de David Guirao que entra en el juego de las narices con habilidad, calidad y un sentido del humor que baila con el texto. David vuelve a hacer gala de su cuidado en los detalles, en los colores y en las formas (en la historia de Cleopatra está inmenso). A mí, particularmente, la primera parte del libro me parece la más adictiva, muchos tipos de narices emergen en una misma página logrando un equilibro fabuloso, no solo entre texto e ilustración, sino también en la composición de la página.

Un gran trabajo para lectores un poquito avanzados si no se quieren perder los guiños humorísticos, aunque muy placentero en lectura compartida con los más pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario