miércoles, 18 de noviembre de 2015

YA. NUNCA

La semana pasada hablaba de literatura incorrecta, en el sentido clásico del termino, es decir, pasar a papel lo no esperado, lo insultante, lo que nos ruboriza, lo socialmente no permitido. En contraposición hacía referencia a una literatura infantil masiva, en ocasiones demasiado blanda y siempre mediada por objetivos y finalidades, en la que parece que, detrás de ella, haya más educadores que escritores o editores. Por suerte, la excepción existe. 

La transgresión tiene muchas posibilidades: el lenguaje, la intención, los medios, los modos, las formas, los climas... En este punto la editorial A buen paso, suele sentirse cómoda, mostrando que la edición puede ser una aventura llena de riesgos y de excelentes resultados. El último título que he leído ha sido una verdadera delicia y habla, justamente, ese lenguaje: YA. NUNCA de Grassa Toro y Cecilia Moreno.

Lo lírico y lo simbólico se entrelazan cuidándose de dónde apoya el pie cada uno, para no pisarse. El texto, de cadencia y contenido poético, sigue una estructura similar página a página. Cada una de sus frases comienza con YA o NUNCA y mediante esos adverbios de tiempo enfrentados nos sugieren situaciones pasadas o imposibles. Como sucede con la buena poesía, no se dice solo lo escrito y, cada pequeño verso, te invita a respirarlo, llevártelo dentro y dejar que se acomode en la parte del recuerdo o de la vida que le plazca. 

Las ilustraciones, profundizan en la propuesta y consiguen que el clima, desde la misma portada sea irrepetible. Uno podría decir que las ventanas abiertas de la casa, son una invitación para pasar de lleno a sus páginas y sentir, realmente, que caminas por ellas.  Quizá así sea... quizá no...  eso es la poesía. Y las ilustraciones demuestran, en este libro, que también saben hablar ese idioma. El personaje, en forma de silueta, ahonda aún más, en ese todo no definido de YA. NUNCA, donde todas las formas son posibles, donde todas las interpretaciones tienen cabida.

Para terminar de redondear el libro, un muy cuidado juego de troquelados permite que el binomio ilustración-texto de cada página aumente el simbolismo, los dobles juegos y las múltiples lecturas.

YA. NUNCA es uno de esos libros que si lo lees pasada una semana le darás otra interpretación porque el lector es el tercer eje sobre el que se apoya. No es una propuesta cerrada. limitada. Es una conversación con el libro y con uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario